Por: Ana Lesser

RIVIERA MAYA DE ENSUEÑO

Con este calor que azota todas las regiones del mundo, hasta la NASA recomendaría unas vacaciones en la playa (con mucho protector solar eso sí) y yo no puedo pensar en una mejor opción que Riviera Maya. Para los que piensen dah! Yo ya conozco toda esa zona y no necesito que me digan qué hacer, los invito a que sigan leyendo y pongan atención a estas recomendaciones reales y comprobadas, para sacarle el mayor provecho a tus días en la Riviera.

 

BUCEO EN COZUMEL

 

Hogar de la Diosa Ixchel, isla de peregrinos, tierra de golondrinas y hasta centro operacional de piratas en el siglo XIX. Todo esto ha sido parte de la historia de la no tan pequeña isla de Cozumel, que con el Gran Arrecife Coralino Mesoamericano, el segundo más grande del mundo, se llena de colores y de vida y lo convierten en una parada obligada para estas vacaciones en el Caribe Mexicano.

 

Ir a Cozumel y no bucear o snorkelear es peor que decir que estuviste en París y no visitaste el Louvre o en Roma sin pasar por el Coliseo. Existen muchas zonas para hacerlo, no importa si eres un buzo experimentado o no; la experiencia vale totalmente la pena, además si no quieres hacer el curso previo (en caso que no tengas certificación PADI) bien puedes hacer un “buceo de reconocimiento” en donde solo bajaras 10 metros pero podrás disfrutar de la magnificencia de toda la flora y fauna marina, además el agua es tan cristalina que no existe impedimento de visibilidad. Yo hice el buceo en Cordona primero, muy recomendable para buzos inexpertos o familias, en definitiva es una de las mejores zonas de la isla. La segunda inmersión la hice en Tormentos, que ya tiene un poco más de profundidad, con estupenda vida marina.

 

Ambas experiencias fueron fascinantes, nos permitieron ver grandes formaciones coralinas, llenas de colores y formas extravagantes, así como una gran variedad de especies marinas que van desde el alegre pez loro y el elegante pez león hasta las temidas morenas, las tímidas langostas e imponentes cangrejos de más o menos 40 cm. de largo.

 

Si de plano el buceo no es lo tuyo, el snorkel es también muy recomendable, porque desde la superficie podrás ver las hermosas formaciones coralinas y muchas especies marinas gracias al cristalino mar Caribe que en esta zona permite una visibilidad de hasta 65 metros. Existe una zona que se llama “El Cielo” ubicada a 800mts. de la isla, puedes llegar ahí contratando un servicio de lancha (abundan en la isla), el lugar es mágico porque todo el fondo del mar esta cubierto por estrellas marinas, resultando en un espectáculo de ensueño.

 

Como toda actividad acuática es muy probable que saliendo del agua mueras de hambre, Cozumel no deja de ser un lugar turístico y además una isla, por lo que no es tan fácil encontrar buenos restaurantes, sin embargo mi gustaría recomendarte el mejor lugar de mariscos de la isla: La Conchita del Caribe. Es un restaurante en el centro de la isa, en la avenida 65 entre la calle 13 y 15 sur, no que no tiene una vista maravillosa ni mucho menos, pero es en definitiva una joya local de la isla, ya que al tener trato directo con los pescadores los mariscos están siempre frescos y los platillos bastante económicos y abundantes. Si prefieres comer en frente del mar, igualmente delicioso, te recomiendo las tostadas de marlín del restaurante Kinta en la AV. 5 sur entre la calle 4 y 2 norte.

SIAN KAAN, EL ORIGEN DEL CIELO

 

Uno de los secretos mejor guardados de esta zona. Reconocida como patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO,  es un área protegida con más de 400,000 hectáreas, 23 sitios arqueológicos y 120 kilómetros de costa. Sian Ka´an se traduce del maya como “origen del cielo” y en definitiva hace honor a su nombre.

 

Se podría decir que es imposible recorrer toda la reserva de la biósfera y a pesar que tiene cinco entradas principales por las que puedes entrar sin contratar a ninguna turoperadora (Pitcub, Santa Teresita, Cumpón, Chunyaxché y Chac Mool) yo les recomiendo conocerla a través de la empresa Community Tours,  una empresa originaria de la zona operada por personas de la comunidad maya, que hacen el recorrido mucho más interesante.

 

El recorrido inicia en la zona arqueológica de Muyil, donde Román, como se llama nuestro guía, nos explicó su importancia como puesto comercial. Además nos platicó de su abuelo, que era un chamán y su wayjel un venado…el wayjal representa nuestra personalidad animal y algunos pocos pueden, con un alto grado de concentración, tomar esa forma para hacer ciertas tareas que no pueden llevar a cabo como hombres. Así entre mitos y leyendas, que más parecían recuerdos que otra cosa, nos fuimos adentrando en la mística selva, donde pudimos escuchar e incluso ver algunas de las 300 diferentes especies de aves que habitan la región. Si tienes suerte incluso podrías escuchar el rugir del jaguar, si no tienes tanta suerte podrías encontártelo de frente.

 

Sudados, acalorados y definitivamente extasiados con las anécdotas de este hombre que habla inglés, español y maya, llegamos a lo que parece “El origen del cielo”. Un sistema de cristalinas lagunas, conectadas a través de canales magistralmente diseñados por los antiguos mayas.  Después de cruzar la primera laguna y el primer canal, llegamos a una especie de “aduana maya” que aún conserva un tanto de su colores originales y un poco más adelante llegamos a un pequeño muelle en donde la lancha se detiene y nos preparamos para nadar entre manglares, en un agua fresca que no es ni dulce ni salada, y con una corriente suave que, sin ningún esfuerzo, nos ayudará a terminar el recorrido. Definitivamente esta es mi parte favorita del paseo, sin duda mucho más disfrutable después del acalorado recorrido por la selva. Los manglares son parte fundamental de la flora y fauna de la zona, ya que albergan vida de cientos de especies y muchos biólogos afirman que es el ecosistema con más vida (principalmente de microorganismos o animalitos bebés).

 

La lancha nos recoge al final del segundo canal, en donde continuamos hasta cruzar la tercera laguna, cada una de ellas tiene un color azul cada vez más profundo. Finalmente llegamos a Boca Paila, una playa casi desierta donde los pescadores de la región nos prepararon unos deliciosos pescados asados, para cerrar con broche de oro nuestra visita y regresar, con la panza llena y el corazón contento, a buen puerto.

 

TULUM, AMANECER AMURALLADO

 

En absoluto uno de mis lugares favoritos en Riviera Maya…muchos pensaran que ya conocen Tulum, sin embargo este municipio de Quintana Roo ya no es solo la zona arqueológica, hoy es también un Pueblo Mágico, vibrante y lleno de colorido. La zona arqueológica es fascinante, es la última edificación maya y la única que se encuentra frente al mar y ¡qué mar!

 

El nombre “original” era Zama sin embargo con el paso del tiempo cambió a Tulum, haciendo referencia a que es una “ciudad amurallada” como se traduciría del maya. Rodeada por tres costados por un muro (no muy alto) y finalmente por el mar caribe, este sitio arqueológico es también prueba que los mayas fueron grandes navegantes. Para poder entrar a la ciudad desde el mar hay que saber cruzar la barrera coralina, para ello los canoeros buscaban una señal en la costa, que les indicara la línea por la que debían cruzar para atravesar el arrecife por a penas una pequeña “brecha” diseñada precisamente para eso. El castillo es sin duda una de las construcciones mas impresionantes y con una vista maravillosa, pero el templo del Dios Descendente, es desde mi muy humilde opinión una de las maravillas mejor conservadas del sitio, ya que mantiene aun hoy los colores originales e incluso pueden distinguirse algunas figuras dibujadas sobre los muros.

 

Regresando al pueblo de Tulum, pueblo mágico desde el año pasado, lo mejor que puedes hacer es rentar una bicicleta para poder explorar sus playas a tus anchas, así como la zona de bares y restaurantes que mantienen un toque único, hippie y relajado, que te invita a probarlos. Si deseas pasar la noche en Tulum, lo que es muy recomendable si visitas Sian Ka´an, ten en mente que existen gran variedad de opciones de hospedaje: desde lujosos hoteles boutique como  Be Tulum, del tipo Gran Turismo como Oasis Tulum, hasta hoteles ecológicos para unas vacaciones de detox como Amansala Eco-Resort.

EDICIÓN 02

JUNIO

2016