JUNIO

2016

EDICIÓN 02

Pocas veces se tiene la oportunidad de probar este tipo de vehículo por ser de producción limitada, se dio la oportunidad y estamos ansiosos por compartirles nuestras impresiones. Porsche al sacar el 911 GT3 RS comenta que es un vehículo de competencia que se puede usar cotidianamente, sin embargo no es tan certero el comentario...si bien el vehículo está homologado para circular como cualquier coche, no es del todo como para ir a la oficina o pasar por tu novia, es más bien un capricho para aquellos puristas que desean un 911 más radical, es por eso que las siglas RS no se usan necesariamente en las versiones más potentes o más veloces, sino en las versiones que están puestas a punto para la competencia.

 

Exterior

 

El frente luce muy agresivo, cuenta con varias tomas de aire (cofre y salpicaderas) que muestran sus intenciones. Lo primero que nos salta a la vista en la parte trasera es su enorme alerón trasero de fibra de carbono que más allá de ser estético (se ve hermoso) cumple la importantísima función de mantener pegado al suelo al GT3 RS. Los rines son una obra de arte, siendo de 20” para la parte frontal y de 21” para la parte trasera; este porche es un poco más ancho en la parte trasera que el 911 regular, lo que se traduce en más tracción, más poder y ¡mucha más diversión!

Otros detalles a resaltar, es que el medallón es de policarbonato al igual que los “cristales” traseros, el emblema y las siglas son calcomanías para reducir peso (un detalle poco extremo ya que ¿cuánto peso puedes ahorrar en los emblemas? pesa más mi celular...)

 

Interior

 

Adentro del coche cuando nos sentamos, la primera impresión es la posición, se siente como la de un coche de carreras, esto se debe a que el 911 está equipado con unos increíbles asientos de cubo de fibra de carbono acompañados de unos magníficos cinturones de seguridad naranjas de 3 puntos, el volante continúa con este espíritu Racing que tiene el coche, la consola y tablero son iguales a los 911 con los mandos y controles familiares a los cuales la marca nos tiene acostumbrados.

 

Impresiones

 

Llegó el momento de probar de lo que es capaz este 911 GT3 RS y qué mejor escenario para este vehículo que el Autódromo Hermanos Rodríguez, un entorno totalmente seguro para llevarlo al máximo y en donde se desenvuelve como pez en el agua, de hecho si somos de esas personas que de vez en cuando nos gusta asistir a eventos o salidas en grupo de autos exóticos, este Porsche se llevará las miradas y el reconocimiento de muchos, ya que puede llegar a dar varias sorpresas a otras marcas, italianas o inglesas que se venden actualmente en el mercado mexicano.

 

Nada más prendemos el vehículo y notamos una clara diferencia del sistema de escapes, es un sonido muy al estilo Porsche pero más ronco y agresivo, notas que te invita sutilmente a manejarlo a altas revoluciones.

Lo que toca primero es probar el launch control, la única palabra que se me viene a la mente para describirlo es “catapulta” es impresionante la aceleración que tiene, sientes como te pegas al asiento a la hora que quitamos el pie del freno mientras tenemos el acelerador a fondo. En escasos 3,4 segundos rebasamos los 100 km/h y sigue la aceleración con una contundencia asombrosa para llegar al final de la recta principal del autódromo a unos nada despreciables 250 km/h frenamos fuerte para embestir las primeras curvas, unos frenos por demás excelentes que no son cerámicos en un sentido estricto; en realidad es una aleación con fibra de carbono, que no solo les da una mejor respuesta sino que les da muchísima estabilidad y es en estos momentos donde comenzamos a notar esa gran diferencia que tiene en comparación a sus hermanos 911. Al tomar las curvas se siente extremadamente ágil, al trazar correctamente las curvas pareciera que vas sobre rieles, tiene un balance de pesos muy bueno lo que hace que no existan sorpresas, podría decir que nos incita a abusar del acelerador, inclusive a derrapar un poco en cada curva sintiendo siempre que tenemos absoluto control. En este punto, a pocos metros de entrar a la curva “peraltada” del Autódromo, traía una sonrisa de oreja a oreja, créanme es un vehículo ¡tan disfrutable! He manejado otros coches exóticos y tendrán mucha potencia y motores grandes pero son tan incontrolables a la hora de querer exigirles que terminas tenso del estrés que te genera tener que controlarlo, cosa que con GT3 RS es todo lo contrario, podría pasar horas jugando con él.

 

El Porsche 911 GT3 RS 2016 es un vehículo de colección el cual solo pocos suertudos conseguirán tener, más si ves una de estas joyas en la calle, no dudes de tu suerte, ya que estás ante un espécimen único y raro. No cabe duda que Porsche es y seguirá siendo una marca que hace vehículos excepcionales.