JUNIO

2016

EDICIÓN 02

El Honda CIVIC ha sido un referente en el segmento desde hace más de 40 años, en donde se ha visto su transformación a través de 10 generaciones partiendo de ser un Hatchback pequeño, a un sedán mediano que es el vehículo que tenemos a prueba. En este año siento que dieron un gran salto en el diseño, como el último que tuvimos en el 2006 donde cambió radicalmente el CIVIC. En los años posteriores fueron cambiando algunas cosas pero se mantuvo la misma línea...hasta este año que se hizo este cambio tan radical, ahora es un vehículo más estilizado, más moderno, más ligero, con mucho más tecnología y tenía que ser un poco más caro también.

 

Como todo cambio fuerte de diseño, cuesta un poco de trabajo digerirlo. En esta nueva generación del CIVIC, lo primero que notamos es la acentuada madurez en el diseño: ya no es un coche tan juvenil y ahora parece estar un poco más enfocado a un mercado adulto. Si bien es cierto que por fin en este año se incorpora un motor turbo cargado, no es con el enfoque de ser un vehículo deportivo sino más bien uno con un excelente desempeño y eco friendly, así que no esperemos una reacción agresiva del motor por el turbo, ojo, esto no implica que el vehículo sea lento, simplemente no se siente con la contundencia de los vehículos turbos a los cuales estamos acostumbrados en marcas alemanas. Con un cilindraje de 1.5ltros, gracias al turbo es capaz de entregar hasta 174hp.

En este punto quiero hacer una mención bastante importante para los que quieran un motor más grande y es que Honda pone a la venta también una versión inicial del CIVIC que sigue manteniendo un motor 2.0 litros que nos da 158hp siendo totalmente atmosférico y que ¡también se ofrece con una caja de velocidades manual! Pocos siguen manteniendo esta opción y en verdad se agradece para los que todavía deseamos tener ese control de las velocidades, eso sí las versiones turbo solo cuentan con la caja CVT.

 

Si bien en líneas anteriores mencioné que el CIVIC había tenido un incremento de precio, este en verdad los vale primeramente por que al entrar en él, te puedes dar cuenta que es muy amplio, tanto en la parte delantera como en la trasera… incluso me atrevería a decir que puede ser en un momento dado en un rival para su hermano mayor el Accord. Después tenemos el apartado de toda la tecnología con la que cuenta el CIVIC: una cámara de reversa con tres enfoques, cámara en el espejo lateral del lado del copiloto para eliminar el punto ciego que se activa al momento que ponemos la direccional hacía a la izquierda, esta opción me encantó ya que en las versiones anteriores era todo un tema el tratar de incorporarse a una calle lateral o al cambiar de carril. La llave del nuevo CIVIC se nota sólida y es básicamente la misma que las demás de la gama, otra característica es que también es Keyless y tiene el sistema Smart Start Engine que en resumen es un botón para arrancar el vehículo y no necesitas sacar la llave de tus bolsillos. Otro dato interesante, es que regularmente cuando manejas un coche automático al llegar a los altos no pones la palanca en neutro,  te quedas en drive y dejas presiona el freno hasta que es hora de avanzar, pues bien el CIVIC cuenta con un botón que se llama “Brake Hold” el cual al activarlo nos permite quitar el pie del freno sin quitar el drive de la palanca, muy útil para ciudades en las que nos tocan esperas interminables en los altos.

Pasemos ahora al tablero y la pantalla de la consola central, a la hora de encender el motor es donde en realidad se aprecia todo este glamour tecnológico que Honda pone en el CIVIC, es como estar dentro de una nave espacial. El intro que tiene el tablero y sus colores son una de las cosas que considero más atractivas del CIVIC, la iluminación es azul-morado que no lastima en la noche y que luce también de día, misma que Honda viene implementando en sus vehículos desde hace un par de años. Ahora bien, al pasar a la pantalla de la consola lo que me gusto es su accesibilidad para el conductor, el touch  responde bastante bien, yo siempre he dicho que un touch de coche, para que se en verdad bueno, tiene que tener la misma calidad de reacción que un IPad, que es la referencia actual en el mercado del touch y este dispositivo se acerca mucho, sus menús son bastante intuitivos, nada demasiado complicado y con la ventaja de que trabaja con Apple CarPlay y Android Auto así que no importa qué dispositivo tengamos el CIVIC nos va a permitir sincronizarlos, eso sí, puede ser un poco complicado configurar el teléfono por primera vez.

 

Por último y no menos importante es el tema de cómo se siente el vehículo al conducirlo, al parecer un poco más grande podría hacernos pensar que ser un poco más pesado y lento, pero la verdad es que reacciona muy bien y se ha reducido su peso en comparación a la generación anterior,  al entrar a una serie de curvas el vehículo se comporta bastante bien, tiene una buena solidez en su chasis, podría llegar a ser un poco subvirante si abusamos del acelerador pero los controles ayudan mucho a evitar esta situación, se nota que han trabajado bastante en este apartado y han logrado una mejora bastante buena considerando que no es un coche deportivo. No cabe duda que estamos hablando de un vehículo que es satisfacción garantizada, tanto por su herencia como por el peso y respaldo de la marca.