JUNIO

2016

EDICIÓN 02

NOMEN EST OMEN

 

 

Los romanos pensaban que el nombre determinaba en gran medida el destino de quien lo llevaba. Volkswagen “El Auto del Pueblo” nació en la mente de uno de los mas grandes villanos de la historia, Adolf Hitler, como un proyecto de nación en una época obscura en Alemania. La historia de la VW esta llena de intrigas y polémicas, pero no cabe duda que “nombre es destino.”

 

La Alemania de los años 30´s se encontraba azotada por la guerra y las crisis económicas a nivel mundial, convirtiéndola en terreno fértil para las ideas nacionalistas y progresistas de Adolf Hitler. En el ramo automotriz el famoso Modelo T de Ford, se popularizaba mientras producía y exportaba en grandes cantidades. Tomando como “inspiración” este vehículo que definitivamente revolucionó la industria automotriz, Hitler contrató a Ferdinand Porsche para crear un automóvil que costara lo mismo que una motocicleta y que tuviera un bajo consumo de gasolina, en pocas palabras un “Volks-Wagen”. Unos cuantos años después nacieron los primeros prototipos y la primera gran disputa que costaría a la marca millones de dólares. El Kranf durch Freude-Wagen (vocho) tenía tantas similitudes con el Tatra T97 que la empresa Checa entabló una demanda contra Ferdinand por plagio de diseño e ideas. Cuenta la leyenda que el mismo Hitler le dijo a Porsche que él iba a solucionar, a su modo el problema entre Volkswagen y Tatra… ése mismo año Alemania invadió Checoslovaquia y los más de 500 vehículosT97 fueron confiscados y más tarde olvidados.

La producción de escarabajos se vio interrumpida por la Segunda Guerra Mundial, donde lo primordial era la construcción de vehículos militares. En1945 en un escenario jamás previsto por los Nazis, la fábrica pasó a estar en manos de EUA y después de Inglaterra, sin embargo era poco lo que se podía hacer con una empresa que producía vehículos bajo condiciones tan “extrañas”: un chasis  de plataforma sencilla, motor refrigerado por aire, con montaje trasero y una suspensión de barra de torsión y sin radiador. El mismo Ford dijo que era una pérdida de dinero. Sin embargo, vueltas da la vida y la empresa quedó en manos del comandante inglés Ivan Hirst y el ejercito Británico ordenó 20,000 unidades. Para finales de 1945 la fabrica había logrado ensamblar más de 2,400 autos. Muchos de ellos fueron intercambiados por materiales para hacer más coches e incluso por provisiones para los más de 6mil trabajadores y habitantes del pueblo de Wolfsburg donde se encontraba la fábrica. En 1947 la Volkswagen ya era capaz de exportar.

 

Mientras tanto en Hamburgo, Heinrich Nordhoff un ingeniero desempleado, recientemente rechazado por Opel y General Motors, trabajaba en un pequeño taller mecánico cuando Hirst le ofreció la dirección de Volkswagen, misma que asumió a partir de 1949 hasta su muerte en 1968. Durante su primer año duplicó la producción del escarabajo, para 1950 ya se producían 100mil y en 1955 se habían fabricado ya más de 1 millon de autos y la emblemática Kombi había visto la luz y se exportaban a más de 35 países.

Europa se recuperaba de la crisis de la postguerra y el Volkswagen fue el auto adecuado, en el momento adecuado. Incluso fue un éxito en EUA a pesar de ser todo lo que “no debía ser;” pequeño, de 4 cilindros, sin cambios de diseño y fuera de moda. Esto iba de la mano con la extraordinaria campaña publicitaria de la famosa agencia Doyle Dane Bernbach, quienes parecían resaltar más los puntos “débiles” del pequeño escarabajo para después convertirlos en una de sus fortalezas. Los anuncios son, aún hoy muy divertidos.

La empresa crecía cada vez más y en1965 VW dejó de ser solo el “auto del pueblo” y compró Auto Unión a Daimler-Benz, esto incluyó las marcas Audi, DKW, Horch y Wanderer. Años más tarde Seat, Lamborghini, Bentle y Skoda se sumarían. En 1978 la Volkswagen le dijo adiós  al ultimo vocho fabricado en Alemania y trasladó su fabricación a Brasil y México, donde en el 2003 fue despedido el último vochito.

 

La historia de la Volkswagen continuó con la exitosa producción del Golf  y el Passat, en un principio como las primeras alternativas al sedan e incorporando la tracción delantera; de hecho, por su popularidad, el Golf se convirtió en el modelo básico de la marca y fue reforzado por el éxito del Golf GTI.

 

No cabe duda que el escarabajo fue y sigue siendo todavía en muchos países “El coche del pueblo” con la fabricación de más de 21 millones de autos ha sido capaz de saltar incluso la brecha generacional, no importa si tienes 90, 50,  30 o 10 años, si escuchas la palabra vocho, vochito, beetle…sabes de qué estamos hablando. Es por ello que cuando preguntan si será posible que la Volkswagen se recupere de los recientes escándalos con Ferdinand Piëch y Martin Winterkorn, no queda duda que mi respuesta es afirmativa.